Guía personal y propósitos para el 2010

Dec 31 2009 Published by under 2010, Anuales, Estilo de vida, Personales, propositos

En estos días en que cunde la obsesión con los recuentos y balances con todo lo que el agonizante 2009 nos ha dejado — un año, para muchos, más para aguantar que para rememorar–, y la perspectiva de un 2010 como una prístina hoja en blanco al escribir estas líneas, quisiera comenzar – por influencia de un amigo radicado en el México lindo y querido, Dany Saadia — a adoptar el hábito de documentar por escrito (más que obvio en un blog con dicho nombre, ¿no?) lo que, a toda conciencia  y de forma realista desearía ver consumado en el año que recién empieza.

El orden de los factores, como en la matemática, no altera el producto ni manifiesta nivel alguno de jerarquía; cada quien es libre de interpretar, en su imaginación, cuán importantes son estos puntos para mí. Lo ideal sería cumplir todos los puntos, pero si no, que esta lista como testimonio (y ustedes como lectores y testigos) me sirvan de escarnio para aprender a cumplir lo que se promete.

Prometo no pensármelo tanto para volver a escribir. Total, nunca he podido amoldarme a ser un escritor monotema ni monoestilístico, y menos son los que en concordancia leen estas líneas sumidos como andan muchos hoy entre el mundo sintético de Twitter y Facebook. ¿Para qué preocuparme del que dirán, entonces?

Uno de los libros que me autoregalé estas navidades fue la recopilación de columnas de Edgar Espinoza, que mi padre -de grata memoria- a veces recortaba y ponía en la nevera, y yo igualmente disfrutaba. Releyendo algunas de esas columnas me dí cuenta que por ahí empezó, desde niño, mi afición a la escritura: En el ensayo analítico pero ameno y humorístico a la vez de nuestra sociedad de que hacía gala Espinoza en Al Grano. Y por ahí me debería de volver a encaminar.

Tras haber tomado plena consciencia de que la vida se pasa mil veces más rápido después de los treinta, como un deportivo que pasa de primera a quinta en segundos, deseo arrepentirme menos de las cosas que he hecho y no dudar tanto de emprender las que me quedan por hacer, que son muchas.

Con una seguridad casi total, el próximo será el año en que por fin tendré carro propio. He andado por años en un préstamo ochentero que, aunque fiel y maravillosamente aguantador, hace años pide a gritos su jubilación. Ha costado ahorrar pues me ha tocado responsabilizarme por muchos gastos y remodelaciones de la casa familiar (por lo pronto, mi madre y mi hermano son mi familia más próxima), pero como dice el dicho, buenas cosas llegan a quienes saben esperar.

En la vida he amado a muchas mujeres. Que se hayan dado cuenta de ello son otros cien pesos. Toca pues en este nuevo año dejar la estrategia inútil de la telepatía y utilizar el método más primitivo y dificultoso pero infinitamente más efectivo de la confesión, aunque se me haga un revoltijo en la panza y se eche de ver mi terrible timidez afectiva.

Necesito dibujar más y encontrar menos excusas para no hacerlo. ¿Más GTD y menos vino? Si por mí fuera los días deberían de tener al menos sesenta horas, o en su defecto un recurso para prescindir de la necesidad del sueño.

Tengo encaminado un proyecto de webcomic, ya con nombre definido y dominio adquirido. Quiero que el 2010 sea el inicio sólido de mi carrera como dibujante de historietas. Para mí, un gran clavo por sacarme. Para ir con los tacos de frente. Y si no, por lo menos para decir que lo quería hacer y lo intenté, con dos cojones.

Viajar es vivir, y algo insólito del 2009 fue — en plena crisis– haber podido viajar más veces al exterior en un sólo año que en cualquier otro de mi existencia. Aunque estoy muy lejos de romper el récord de trotamundos de Cvander, quiero seguir conociendo más de Suramérica: Chile, Uruguay, Brasil y, muy por supuesto, la Argentina de mi Buenos Aires cada vez más querido.

Pero muy sobre todo, lo que más deseo en el año nuevo son esas cosas sin las cuales nada de lo anterior será posible: Salud, trabajo, voluntad, sabiduría y paz para mí, para mis seres queridos y mis amigos. ¡Que el 2010 sea un año espectacular!

8 responses so far

Leave a Reply